La película de la semana: Detour

Detour es una película estadounidense de cine negro dirigida por Edgar G. Ulmer en 1945. Interpretada en sus principales papeles por Tom Neal y Ann Savage, está considerada por muchos críticos la mejor película de serie B en la historia del cine.1

Fue elegida en 1992 por el Registro Nacional de Cine del Congreso de los Estados Unidos como una de las 100 producciones cinematográficas que merecen especial protección.

El film está narrado en primera persona y en forma de recuerdo del protagonista (flashback). Detour es la apoteosis de la mala suerte, la quintaesencia de la fatalidad en el cine negro. Es la historia de un pobre desgraciado que se convierte en asesino a su pesar.

Al Roberts (Tom Neal), un pianista sin dinero intenta llegar haciendo autoestop hasta Los Angeles para poder reunirse con su novia (Claudia Drake). Es recogido por Jack Haskell Jr. (Edmund MacDonald), quien conduce un lujoso descapotable. Tras cenar, se turnan en la conducción. Mientras Haskell duerme un poco en el asiento del copiloto, empieza a llover. Roberts detiene el automóvil para echar la capota y cuando intenta despertar a Haskell este cae del coche golpeándose la cabeza con una piedra y muere. Por miedo a las posibles consecuencias funestas, decide esconder el cadáver allí mismo en el desierto, cogiendo todas las pertenencias de Haskell, incluyendo la ropa.

Al día siguiente recoge en una gasolinera a Vera (Ann Savage), una autoestopista que reconocerá el coche pues ya había sido recogida por Haskell. Vera le chantajeará y, cuando por la prensa se entere del fallecimiento del millonario padre de Haskell, le propondrá a Roberts hacerse pasar por Haskell Jr. para heredar la fortuna del padre.

Deja un comentario